Gracias por tu visita.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Mi piel.

Cuanto desorden tengo en un cuerpo tan pequeño como el mío. Me encantaría ser de hierro, dura y fría... pero mi corazón actúa mucho antes que mi cabeza. Para los que no creen en el amor como yo, bueno creía, porque a veces la vida improvisa de tal manera que te va demostrando con la baraja de cartas en la mesa que estabas equivocada, que nada es lo que creías, que es todo mentira, que nada tiene fronteras, ni banderas, ni religión, ni muros al amor. El amor te llega en el momento que menos crees, que menos lo necesitas, que menos lo pides... porque hay muchas veces que tu vida parece que va cogiendo carrerilla y que casi tienes al toro por los cuernos, pero los astros se unen, todas las constelaciones esperan a ese segundo tan perfecto y tan mágico, en el que dos personas se cruzan, el mundo tiembla, la luna se sonroja y el sol da más calor. Tú te tambaleas, porque no sabes exactamente quién es y porque ha aparecido en tu vida, pero cuando sientes que es esa persona lo sabes, lo sabes de verdad. 

Ese fuego interno cuando lo ves, esas cosquillas en el estomago que no paran, esa respiración cortada, esos ojos que clavas con los tuyos, que ves en él hasta su más mínimo sueño. Cuando te tiembla todo el cuerpo por qué se va acercando, porque te está tocando. Cuando se eriza los vellos de la piel, cuando no dejas de sentir el nudo en la garganta... cuando tú sonrisa y la tuya se ponen de acuerdo para bailar en el viento. 

¿Qué bonito resulta esto del amor verdad? Nadie puede frenar esta locura. Al menos eso me dice mi piel. 

miércoles, 1 de julio de 2015

.

Mataba por respirar tu aire. Finalmente morí. Se que algún día volveré a respirar, pero ya no quiero el tuyo, me conformo con el mío.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Siempre contigo.

Somos como dos imanes destinados a estar juntos, con una fuerza que mueven montañas. Somos como dos fugitivos y no hay mayor fuga que coger el primer avion a cualquier lugar pero siempre contigo. Recorriendo mundo, comiéndonos el mundo, comiéndonos a besos.

jueves, 23 de octubre de 2014

Nada sucede porque si.

A ver, es simple. Soy de las que piensa que nada sucede porque si. Me explico, todo en nuestra vida llega por alguna extraña razón que aún nosotros no estamos preparados para saber. Todo se sabrá en su justo tiempo. Ya sean cosas, personas, causas, momentos, hasta cosas negativas como una enfermedad o similares. 
Nosotros estamos en el mundo para progresar y progresamos con esas pequeñas o grandes cosas que llegan así sin más, sin avisar. Pero nos enseñan y mucho. Respecto a las personas... Todas las personas que llegan a nuestra vida no llegan porque si... llegan por un propósito. Ya sea para aliviar nuestras cargas, para pasar por tu lado sin influenciarte o para poner un granito de arena en aquella carga, para ponerte una piedra aun más pesada en tu espalda. Todos están para un propósito, JAMÁS dejes que una persona salga de tu vida si no ha cumplido ese propósito. ¿Cómo saber si aún no lo cumplió?. Fácil. Cuando una persona por el motivo que sea intenta salir de tu vida y finalmente no lo hizo o salio durante poco tiempo y volvió es porque ese propósito aún no pasó. Cuando sin más se va es porque todo lo que tenias que vivir y aprender ya se quedó atrás. No hay más. Muchas personas entrarán y saldrán de tu vida. Pero si das un portazo piénsalo antes bien y medítalo pues en numerables ocasiones no hay marcha atrás. Nosotros ya tenemos un destino marcado desde antes de nacer, pero solo somos nosotros los que lo alteramos con nuestras decisiones. Y al final llegaras a ese destino pero estarás durante más tiempo dando vueltas en círculo, formando estúpidos ochos sin tener consciencia que tu final está en el centro, por el mismo punto que pasamos una y otra vez.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Si...

Si te borro de mi corazón, me elimino en el acto de este pequeño mundo. Si te borro de mi cabeza pierdo todo sentido. Si el amor que tu me das terminara yo dejaría de respirar... 

lunes, 25 de agosto de 2014

Once de noviembre del dos mil once.

No puedo creer qe después de tanto tiempo vuelvas a mis sueños... 
Esos sueños reales donde te prometo que te siento. 
Te siento conmigo, abrazandome, besándome, susurrándome que sólo quieres estar conmigo. 
Viviendo la vida que siempre he querido vivir contigo. 
Y es entonces cuando despierto y cuando me doy cuenta que todo es falso, que sigo viviendo en la misma mentira, en el mismo tormento de echarte de menos a cada segundo. 
Ya van 4 años... No hay día que no sienta cuanto daño pude hacerte sin ser mi intención, el miedo me pudo y me dejo sin saber actuar... 
Suelo decir que el miedo no debe ganar las batallas, pero a mi me ganó y me dio de lleno... 
Es tan injusto pensarte una y otra vez y no poder decirte todo lo que callé durante 6 meses. 

Supongo que ahora aunque me cueste es el tiempo en el que tengo que asumir que mis zapatos están colgando del muro, que mi tren ha pasado, que mi posibilidad desapareció. Que ya no volveré a formar parte de tu vida nunca más. 

domingo, 10 de agosto de 2014

Cerrando puertas.

Hay momentos en tu vida en los que por más que no quieras tienes que cerrar una puerta, aunque te duela, aunque sientes que se va lo más grande para ti. Aunque lo veas y el mundo deje de existir, aunque su mirada y la tuya se busquen... Así sin más... Aunque sepas que ha salido por la puerta pequeña aquello que solemos decir... "El amor de mi vida".